Caso de estudio

Cuotas femeninas: Experiencia PSOE

0

España tiene un parlamento bicameral, que consiste en el Congreso de Diputados (Cámara baja) y el Senado (Cámara Alta). Existen dos partidos dominando el entorno político, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular. Además, existe un número de partidos políticos menores en la arena política española, incluyendo la Izquierda Unida, Convergencia y Unión (Cataluña), el Partido Nacionalista Vasco, la Izquierda Republicana de Cataluña, el Bloque Nacionalista Gallego y la Coalición de las Canarias.

El PSOE tiene una gran proporción de mujeres en los niveles más altos de liderazgo político. Con respecto a las elecciones de 2008 el 47.6 por ciento del grupo parlamentario del PSOE eran mujeres. Adicionalmente, una mayoría de los miembros del gabinete eran mujeres, con 9 mujeres de 17 miembros, incluyendo posiciones claves como las carteras de defensa, economía, trabajo público y primer viceministra.

La ministra de defensa Carmen Chacón fue además la primera mujer embarazada en ser ministra y la ministra de equidad, Bibiana Aido fue la ministra más joven de España con 31 años al momento de asumir el poder. Los logros del PSOE en el fomento del acceso de las mujeres a la política son atribuibles a la superposición de diversas estrategias.

- Razón fundamental para incrementar la participación de las mujeres

Dado que en el 2004 el PSOE estaba opcionado para ganar poder político, el líder del partido fue receptivo a los argumentos de las mujeres activistas quienes sugirieron que catalogando al PSOE como un partido “amigo de las mujeres” se podrían lograr resultados satisfactorios en las elecciones. El PSOE proactivamente lanzó mujeres como candidatas y propuso políticas de cuotas políticas con equidad de género. El alto número de mujeres votadas para el parlamento y nominadas en el gobierno de Zapatero permitieron que el PSOE cumpliera sus propuestas de campaña.

- Estrategias empleadas

El secretariado de mujeres del PSOE jugó un papel importante en la introducción de una serie de incrementos de las cuotas internas que enmarcaron la cultura de partido abierto a promover a las mujeres como líderes y a tomar una plataforma de equidad de género. Con la creación de un liderato pro mujeres y la aplicación de la cuota de género en el gabinete, el PSOE estaba bien posicionado para extender el marco de equidad de género desarrollado dentro del partido, hacia el sistema político español, pasando varios políticas públicas direccionadas hacia diferentes inequidades confrontadas por las mujeres en la política, la economía y la sociedad.

A. Cuota Interna del Partido

El esfuerzo del PSOE para promover mujeres dentro del partido se originó en los últimos años de la década de 1970, cuando España estaba saliendo de un régimen autoritario y moviéndose hacia la democracia.

Durante este periodo, el secretariado de mujeres del PSOE fue fundado y comenzó a trabajar por la equidad de género dentro del partido. Las cuotas estaban siempre en el centro de la discusión, pero inicialmente, hubo resistencia hacia las cuotas internas por parte tanto de hombres como de mujeres, quienes argumentaban que las cuotas crearían una ventaja injusta para las mujeres y de alguna manera ponía las capacidades de las mujeres en duda.

Los defensores de las cuotas basadas en género dentro del PSOE ligaron su campaña a la cuestión de las cuotas geográficas, las cuales eran parte de un esfuerzo por parte del PSOE para asegurar una base amplia de apoyo a lo largo del país. Por último, los argumentos del secretariado de mujeres fueron efectivos y para 1988 el PSOE implementó un sistema de cuotas internas para todas las listas del partido. Esta cuota fue inicialmente del 25% pero se incrementó al 40% para 1997 y aplicó para las juntas, comités y listas de candidatos del partido.

Debido a los diferentes sistemas usados para elegir diputados y senadores, la cuota interna del PSOE siempre tuvo un impacto más fuerte en el Congreso de Diputados (Elegido mediante las listas del partido) que en el Senado (Donde se utilizaba sistemas electorales mixtos combinando listas y miembros individuales por distritos). Sin embargo, la cuota interna lo hizo posible e incluso necesario para el PSOE construir la capacidad de sus candidatas y de abrir oportunidades para que estas pudieran ganar experiencia política en los niveles locales y nacionales.

B. Reformas Políticas

El beneficio alcanzado por las cuotas y por la mayor presencia de mujeres en el partido, dio lugar a otrasestrategias, incluyendo una defensa fuerte de las mujeres por parte del Primer Ministro Zapatero y la aprobación de la ley de equidad en 2007. Antes de su ascenso al poder, Zapatero había anunciado ser un feminista comprometido y al hacerlo, eliminó de alguna manera el tabú asociado con el feminismo enEspaña.

En 2004 el partido se comprometió con aprobar una ley de amplio alcance en torno a la igualdad de género, que también pediría cuotas del 40% en todas las listas de candidatos para todas las legislaturas. El primer movimiento político de Zapatero desde su elección como Primer Ministro fue coordinar su gabinete y la bancada del partido en el parlamento para introducir un proyecto de ley al respecto. De igual manera, la creación de primer gabinete mayoría mujeres de España en 2008 fue una decisión ampliamente reconocida al igual que darle ventaja numérica con la creación del Ministerio de la Equidad.

Luego de que la Ley de equidad de género fuera aprobada, el PSOE procuraba incorporar temas de género en el proceso de toma de decisiones políticas. Desde 2004, el PSOE ha introducido legislación en la reforma agrícola para que hombres y mujeres puedan compartir títulos de propiedad. Y en cuanto al cuidado de dependientes, para que el Ministerio de Administración Pública pueda apoyar a familias con dos o tres gastos relacionados a esto.

En adición a su influencia en el Parlamento, las mujeres están involucradas en el desarrollo de políticas del PSOE, los debates internos del partido y otros procesos de toma de decisión.

- Resultados

A lo largo de la década de 1980, mientras la democracia española se estaba consolidando, la representación de mujeres en el Parlamento permaneció baja. Las mujeres no excedieron el 10% de miembros, o incluso de la delegación del PSOE durante los años previos a 1988 cuando el PSOE adoptó su cuota interna, la proporción de mujeres dentro de su delegación aumentó de 7 a 17%.

La ley de igualdad, respecto a las cuotas convirtió la política interna de cuotas del PSOE en un mandato legal para todos los partidos. El Partido Popular cumplió con la cuota legislativa en las elecciones nacionales de 2008 y nominó más mujeres candidatas de lo que había hecho en el pasado. La ley de igualdad también impuso disposiciones comparables para una mayor igualdad de género en los órganos de dirección en el sector privado, otro sector en el que la mujer española ha sido tradicionalmente marginada.

De igual manera España intentó replicar en el exterior el liderazgo en temáticas de género que ha aplicado internamente, abogando dentro de la Unión Europea por leyes para proteger a las mujeres contra la violencia de género y la creación de la directiva de no discriminación.

- Desafíos y el camino a seguir.

Mientras que las cuotas internas, el enrolamiento de líderes masculinos de apoyo y la ley de igualdad se puedan considerarse estrategias partidarias por separado también deben tener carácter interdependiente.

Luego de una década de experiencia del PSOE, su política de cuota interna abrió a todos sus líderes tanto hombres y mujeres el valor de incluir a las mujeres en el partido e impulsó la probabilidad de que su candidato a Primer Ministro estuviera abierto a hacer campaña sobre temas de igualdad de género. Similarmente, el parlamento femenino del PSOE que se benefició de la cuota interna y constituyó casi la mitad de la delegación del partido, jugó un rol fundamental en la aprobación del proyecto de ley de Zapatero.

Sin embargo, los retos aún permanecen para España y para el PSOE, cuyo éxito en garantizar la representación femenina en la arena política nacional, no ha tenido los mismos resultados en el nivel local.

A pesar de que el 36% de los miembros del PSOE en el concejo son mujeres, estas solo representan el 15% de las alcaldías del partido, sugiriendo que estas posiciones de elección para las cuales no aplica la ley de cuotas, aún está dominada por los hombres. Adicionalmente, a nivel nacional los hombres son reelegidos con más frecuencia y sirven por términos de tiempo más largos que las mujeres.

Mirando hacia adelante, España y el PSOE deberán considerar estrategias que les permita mantener el éxito logrado, respondiendo a factores que puedan prevenir a algunos grupos de mujeres de participar de la esfera política española, y a largo plazo lograr que las instituciones políticas alcancen oportunidades iguales para las mujeres en orden de construir sus carreras en la política.